cual-es-la-mejor-temperatura-para-dormir-01

¿Cuál es la mejor temperatura para dormir?

¿Cuál es la mejor temperatura para dormir?, Cuando la temperatura empieza a descender, a todos nos gusta meternos en la cama y sentir el calor y la comodidad de nuestro colchón. ¿Y qué ocurre en verano con el calor? Que irnos a dormir no nos apetece tanto, en la cama pasamos calor. Y es que la temperatura para dormir de nuestra habitación influye en nuestro descanso.

¿Cuál es la mejor temperatura para dormir?

Muchos expertos opinan que es preferible que la temperatura de la habitación sea fría ya que con temperaturas bajas, nuestro descanso es mejor. Una vez más, gracias a la ciencia podemos comprender por qué.

Durante el día, nuestra temperatura corporal va cambiando y vamos consumiendo energía. Cuando nos vamos a dormir, cuando comenzamos a sentirnos cansados y soñolientos, la temperatura de nuestro cuerpo desciende.

La temperatura para dormir de nuestra habitación es importante, nos hace sentir más cómodos y nos ayudará a dormir más profundos y más cantidad. Si la temperatura para dormir de nuestro cuarto es elevada, estaremos dando vueltas toda la noche, no estaremos cómodos. Muchos casos de insomnia se producen porque el cuerpo no puede regular bien la temperatura por la noche.

cual-es-la-mejor-temperatura-para-dormir-02

¿Mucho calor? No podrás dormir

Investigadores del descanso y de patrones del sueño sugieren que la mejor temperatura para dormir es entre 16-21 grados. Por encima de los 24 grados ya se aprecian dificultades para dormir y por debajo de los 12 también.

Mientras dormimos, el cerebro mantiene nuestra temperatura regulada a una temperatura inferior y cuando es la hora de despertar, poco a poco eleva la temperatura. Por eso dormir en una habitación más bien fría que caliente nos ayuda a dormir antes y mejor.

¿Qué hay del sueño profundo?

Conforme llegamos a la fase REM, la temperatura de nuestro cuerpo se regula y se mantiene. Durante la fase REM, el cuerpo alcanza la temperatura más baja y conseguimos así también un sueño más profundo. Por lo que mantener nuestro cuerpo a una temperatura baja nos ayuda a conseguir que la fase REM sea más larga.

Según estudios que han monitorizado los patrones de descanso de pacientes que sufrían apnea del sueño, su descanso mejoraba de forma drástica. La temperatura de la habitación pasaba de 24 a 16 grados, y los pacientes mejoraron la calidad de su descanso. 

¿Y vosotros? ¿A qué temperatura descansáis? ¿Os peleáis por la temperatura de la calefacción o del aire acondicionado? ¿Notáis que en las noches de calor es más difícil dormir?

 

Para traerte este post nos hemos inspirado aquí.

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn

Comments are closed here.