Skip to main content

Un Buen Dormir pasa por muchas cosas, y una de las que menos se habla (y no por ello deja de ser importantísimo) es la higiene de nuestro equipo de descanso. Aunque no nos demos cuenta, en el colchón se acumulan gran cantidad de bacterias, polvo y ácaros. Sin olvidar las huellas que deja nuestro propio organismo cuando dormimos, como por ejemplo el sudor.

Cómo limpiar el colchón puede ser una pregunta muy frecuente entre muchos. En Internet puedes encontrar multitud de páginas que te explican cómo hacerlo, de qué manera, con qué productos, etc. Lo cierto es que hay muchas maneras diferentes de hacerlo.

En primer lugar te aconsejamos que hagas la limpieza del colchón por la mañana y lo dejes secar en una habitación bien ventilada. Esto tiene dos razones: evitar que queden restos de humedad y eliminar por completo que perduren los olores de los productos utilizados.

En segundo lugar, lo más recomendable es hacer esta tarea cada seis meses, coincidiendo con el cambio de temporada. Es una buena oportunidad para darle la vuelta al colchón y ponerlo a punto para el momento del año (muchos colchones tienen un lado de verano y otro de invierno).

Si a la hora de limpiar el colchón nos encontramos con ciertas manchas indeseables y quieres hacerlas desaparecer sin dañar el equipo de descanso, aquí te dejamos algunos trucos para hacerlo.

Cómo limpiar el colchón según el tipo de mancha

Si te encuentras con manchas de sudor, el producto más eficaz para eliminarlas es el vinagre blanco o una combinación de agua y limón. Rocíalo por el colchón y déjalo actuar durante unos cinco minutos. Después, espolvorea bicarbonato y déjalo actuar. Surgirá una efervescencia y debes esperar a que se seque para, finalmente, retirar los restos de la mezcla con una aspiradora.

Frente a las manchas de sangre, el mejor aliado que vas a encontrar es el agua oxigenada. Solamente necesitas un paño o algodón empapado de agua oxigenada, frotar la mancha durante unos minutos y esperar a que la reacción química haga efecto.

Si lo que te encuentras al destapar tu colchón son manchas de humedad, ármate de bicarbonato, el mejor aliado para eliminar la humedad. Gracias a sus propiedades secantes, antisépticas y antibacterianas es el mejor aliado para mantener un colchón saludable. Solo tienes que añadir en un recipiente de plástico 250 gramos de bicarbonato con 5 gotas de aceite del árbol de té.

Ah, ¿Qué no conocías este producto? Pues es uno de los mejores desinfectantes naturales que existen. Una vez tengas tu mezcla lista, extiéndela por el colchón y espera a que haga su trabajo durante una hora. Después, aspira los restos de suciedad ¡y listo! Además, un truco infalible: si quieres potenciar la acción del bicarbonato, puedes añadir un poco de agua oxigenada.

Unas manchas muy frecuentes son las de orina, sobre todo en el colchón de los más pequeños. Para limpiarlas coloca en la zona manchada bicarbonato (la cantidad equivalente a una taza llena) con un poco de agua. Seguidamente, cubre el colchón con un plástico grande y déjalo así entre 6 y 8 horas. Luego, retira el plástico y aspira el bicarbonato.

El limón también puede servirte para limpiar las manchas del colchón de orina, sudor y vómito. Se suele mezclar con agua y es bastante efectivo para eliminar los olores del colchón. También podemos utilizar vinagre blanco, frotando la zona afectada con un paño húmedo con vinagre.

Si estos remedios más caseros no funcionaran, podríamos recurrir al detergente, mejor líquido. Frota la zona con un paño humedecido con un poco de detergente y agua, déjalo actuar un poco, limpia con agua y deja que se seque bien.

 

PASOS PARA DORMIR Y DESCANSAR

 

Hábitos para cuidar la salud de tu equipo de descanso

Hay ciertas pautas que pueden ayudarte a mantener tu equipo de descanso más limpio día a día y un dormitorio en las mejores condiciones para garantizar el mejor descanso.

1.     Acostúmbrate a abrir las ventanas de la habitación, al menos 30 minutos. Después, sacude las sábanas y las almohadas antes de hacer la cama.

2.     También es importante cambiar las sábanas con frecuencia una vez cada 1 o 2 semanas.

3.     Revisa tu colchón a menudo para comprobar que no hay manchas indeseables. Y si las hubieras, límpialas lo antes posible.

4.     Para proteger más tu equipo de descanso puedes usar fundas de colchón para que la suciedad y los olores se queden en la superficie. Así, solo tienes que lavar la funda en la lavadora y volver a cubrir el colchón con la funda limpia.

En Senttix contamos con fundas protectoras de colchón que absorben la humedad y son de secado rápido para asegurar la frescura de tu cama. Además, son capaces de frenar las bacterias y ácaros que se alojan en el colchón. Su celulosa natural es más resistente y perdurable que el algodón.