Reserva cita en tu tienda más cercana

Reserva cita previa en tu tienda Senttix más cercana

Consejos para dormir mejor en invierno

El invierno es esa estación del año que te invita a quedarte en casa. La estación que te invita a no salir incluso antes de entrar, cuando el otoño se disfraza de invierno. Los finales de noviembre empiezan a ser muy mediados de enero, y enero a mitad de mes es muy de salir poco. Y como pasamos más tiempo en casa —y casa es sinónimo de descanso— os dejamos una serie de tips para descansar y dormir mejor en esta estación del año.

Tips para descansar y dormir mejor en invierno.

> Hacer ejercicio, preferentemente al aire libre. Empezamos bien para no salir de casa. A ver, toda regla tiene su excepción y en este caso, por comodidad y salud mental, es recomendable hacer deporte al aire libre. Cuando hacemos ejercicio liberamos unas sustancias químicas llamadas endorfinas que desencadenan una sensación positiva en nuestro organismo, reduce el estrés y mejora el sueño.

> Evitar comidas copiosas. Evitar cenas copiosas, mejor dicho. Una comida copiosa te da para una buena siesta, pero una cena copiosa te da para una noche larga y no buena precisamente.

> Ventilar la habitación. Un simple gesto que ayuda a eliminar el ambiente cargado y ayuda a cuidar la salud. La habitación es el santuario del descanso y entrar en ella tiene que ser lo más parecido a entrar a un balneario.

> Apagar la calefacción para dormir. Además del ahorro energético que supone, para dormir, acostados y arropados, no se requiere calefacción ya que una temperatura entre 15º y 17º es la temperatura ideal para el descanso.

> Infusión de manzanilla. La expresión «mano de santo» la inventó el primero que probó a tomarse una infusión Lipton de manzanilla con camomila media hora antes de acostarse. Calentar el cuerpo antes de irse a la cama es fundamental para dormir mejor en invierno.

> Y por último, y para finalizar, algo que nos va a costar un poco más: apagar dispositivos móviles y pantallas una hora antes de irnos a la cama, porque nuestro sueño, y por ende nuestro descanso, podría verse alterado por la luz que emiten estos dispositivos.