Skip to main content

Cuando pensamos en descansar y en dormir bien, nos centramos en aspectos como la calidad y los materiales del colchón, la almohada o la ropa de cama, y descuidamos otros como la ubicación y orientación de la cama.

¿Sabías que las características de tu dormitorio indican cómo deberías colocar tu cama para mejorar tu descanso? A continuación, te damos algunos consejos para que la dirección de tu cama sea siempre la correcta:

 

1. Orientación del cabecero, ¿hacia el norte o el sur?

Según el Feng Shui, colocando el cabecero en el norte dormirás alineado al flujo habitual de la Tierra y tu cuerpo no interfiera en el campo magnético.

 

En cualquier caso, una de las cuestiones relevantes a la hora de decidir hacia dónde orientar la cama es la ubicación de la ventana. Esto incidirá en la cantidad de luz que recibimos por la mañana.

 

2.  Situación de la cama respecto a la puerta

 

Lo ideal es que la situación del cabecero ofrezca una buena visibilidad de la puerta y el exterior sin que desde el exterior se vea fácilmente el cabecero. De esta manera, tendremos la sensación de estar en un “lugar seguro”.

Según el Feng Shui colocando el cabecero en el norte dormirás alineado al flujo habitual de la Tierra y tu cuerpo no interfiera en el campo magnético. Este es fundamental para averiguar la dirección de la cama para dormir bien.

 

3. La forma y el tamaño de la habitación

 

Que una habitación tenga forma cuadrada, alargada o en forma de ‘L’ es determinante a la hora de situar la cama. Si el dormitorio en cuestión es cuadrado, muchos diseñadores entenderán que la mejor opción es colocar la cama en el eje central, mientras que si es rectangular o en forma de ‘L’, lo ideal será dividir el espacio en diferentes zonas (escritorio, vestidor, descanso…).

 

the senttix beds book

4. Descarta la “cama isla”

Preferiblemente, evita situar la cama en mitad de la habitación, ya que esto genera sensación de inseguridad. La mejor opción es colocar la cama pegada a una pared (pero que se permita acceder a ella por ambos lados) para conseguir una mayor sensación de seguridad y confort.

 

5. ¡Ojo con los espejos!

 

Los espejos no suelen faltar en los dormitorios y son un elemento fundamental en la decoración. Sin embargo, tienden a atraer contínuamente la vista hacia ellos, por lo que es recomendable no tener más de dos en el dormitorio, y evitar colocarlos donde nos podamos ver reflejados mientras estemos en la cama, ya que provocarán que no nos relajemos completamente.

 

 

Sigue todas nuestras publicaciones de ‘El Buen Dormir’ y  hazte con todos los tips que necesitas para poder disfrutar de un descanso de calidad.